lunes, 7 de agosto de 2017

Violeta angel food cake


¡Caramelos de violeta!

Excuso decir que me encantan los caramelos de violeta y no podía menos que rendirles honor de alguna forma. Hace tiempo, una amiga me comentó que había probado un bizcocho con ese sabor y que le había sorprendido enormemente. Tal y como lo describió todo apunta a que se trataba de un angel fook cake, así que aprovechando que voy de invitada a una comida familiar he probado a hacer mi versión. Desde luego el resultado no defrauda, comerse un trozo de este bizcocho es como saborear un caramelo de violeta.

La receta que he utilizado es la del strawberry angel food cake del blog de Bea Roque, cambiando el extracto de fresa por extracto de violeta.

El angel fook cake es un bizcocho ligero, en el sentido de que no contiene ningún tipo de grasa, aunque sí grandes cantidades de azúcar ;). Tampoco lleva nada de levadura química ni gasificante; toda la esponjosidad procede del correcto batido de las claras por lo que, tal como veremos, requiere ser tratado con delicadeza hasta que termina el proceso de enfriado.

Cabe destacar que para este tipo de bizcocho es muy recomendable utilizar los moldes específicos, que son los que darán el mejor resultado final.

*El molde para angel fook cake es un molde desmontable de aluminio adherente con patitas en la parte superior, de forma que al voltearlo no toque la encimera. NO debemos engrasarlo NUNCA, es necesario que el bizcocho se adhiera a las paredes del mismo de forma que al voltearlo no se caiga. 


Ingredientes (para un molde de 25 cm):

- 12 claras de huevo M (± 400 g; una clara de huevo pesa unos 33 g)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 1 cucharadita de cremor tártaro
- 435 g de azúcar blanquilla, en grano, tamizada
- 2 cucharaditas de extracto de violeta. Yo utilicé la pasta concentrada de Home Chef.
- Unas gotas de colorante en gel violeta (opcional)
- 125 g de harina todo uso tamizada


Necesitamos:

- 1 colador para tamizar la harina y el azúcar
- 1 espátula de silicona para terminar de mezclar
- 1 molde desmontable adherente especial para angel food cake (25 cm)
- 1 espátula para separar el bizcocho de las paredes del molde
- 1 rejilla para enfriar el bizcocho
- Precalentar el horno a 170 ºC

Nota:

- Todos los utensilios deberán estar perfectamente limpios y secos, sin restos de grasa. Se recomienda limpiarlos con limón antes de empezar.

- NO puede haber restos de yema, porque dificultarán o impedirán que las claras monten.

- Las claras montan mejor si están a temperatura ambiente.


Preparación:

1.- Tamizamos la harina y el azúcar y reservamos.

2.- Comenzamos batiendo las claras a velocidad baja hasta que comiencen a espumar y añadimos la sal y el cremor tártaro.

3.- Aumentamos progresivamente la velocidad y continuamos batiendo hasta que se forman picos blandos (se caen hacia un lado). Ya podemos comenzar a añadir el azúcar  delicadamente, cucharada a cucharada.


4.- Continuamos batiendo hasta que las claras adquieran un aspecto suave y brillante y se formen picos duros (están firmes y no se caen hacia un lado). En este momento añadimos el extracto de violeta.

5.- Si el color que resulta nos parece poco intenso podemos utilizar unas gotas de colorante violeta.

6.- A continuación añadimos la harina tamizada en 2 veces, terminando de mezclarla a mano con movimientos envolventes.


7.- Pasamos la mezcla a un molde especial para angel food cake*. La vertemos por una esquina y dejamos que ella misma se amolde a todo el espacio. Alisamos un poco la superficie y horneamos a 170 ºC durante 40 minutos. Pasado ese tiempo comprobamos con un palillo que esté cocido. Si no lo está lo dejaremos 5 o 10 minutos más.

8.- Sacamos con cuidado del horno y colocamos sobre la encimera dado la vuelta, es decir, sobre sus patitas. De esta forma evitaremos que se rompan las burbujas de la clara de huevo y se apelmace nuestro bizcocho. Dejaremos en esta posición durante una hora.


9.- Finalmente, procedemos al desmoldado. En primer lugar pasaremos una espátula por todo el borde del bizcocho y del tubo central para despegarlo de las paredes. El mejor resultado visual se consigue pasando la espátula  una sola vez sin hacer movimiento de vaivén. Sujetamos el molde por el tubo central y lo separamos de la parte exterior. A continuación pasamos la espátula por la base del molde para terminar de despegarlo y lo colocamos con mucho cuidado sobre una rejilla donde terminará de enfriar totalmente.


10.- Para cortarlo utilizaremos un cuchillo de sierra, para evitar que se rompa o se deforme.


Espero que os animéis a hacerlo. Si no os atrae el sabor a violeta podéis elegir cualquier otra esencia o extracto y sustituirlo en la receta. Las posibilidades son tantas como sabores.



Para cualquier duda, aclaración o comentario constructivo no dudéis en quemar la sección de comentarios que siempre serán bienvenidos.

Bicos mil,

Isabel Isa.

Recordaros además que podéis seguirme en las redes sociales:

Instagram: @Caramelisas 
Facebook: @caramelisas
Pinterest: Caramelisas 







No hay comentarios:

Publicar un comentario